Concepto de vulnerable

Etimológicamente derivada del latín “vulnerabilis” la palabra vulnerable se compone de “vulnus” que significa herida y de “abilis” que indica posibilidad.

Por lo tanto vulnerable es aquello que tiene la potencialidad de ser herido o dañado. Es algo o alguien en situación de riesgo. Por ejemplo, el yeso es un material vulnerable pues no resiste los impactos. Este riesgo aplicado a las personas puede ser en cuanto a la salud (física o psíquica), o puede tratarse de un riesgo económico o social. Ejemplos: “María está muy vulnerable, luego de enterarse que es adoptada”; “los niños en situación de calle tienen más vulnerabilidad ante las enfermedades”, “Si sigues jugando por dinero, tus finanzas serán muy vulnerables”.

Sin embargo, no todas las cosas o personas sometidas a riesgos van a tener idénticas consecuencias, pues eso dependerá de cuan preparado se esté para afrontarlas.

No es igual que azote un tornado en un lugar de casas humildes que en una zona rica y con construcciones resistentes; ni tampoco que una gripe afecte a un adulto con defensas altas, que a un anciano inmuno deprimido. Por eso decimos que vulnerable es todo aquello que no está suficientemente preparado para soportar determinados riesgos o ataques.

Como seres humanos, todos somos vulnerables, y hay momento de crisis en que esto normalmente se acentúa, sintiéndonos débiles, inseguros, tristes; ya sea por una pérdida familiar, de un empleo, por alguna enfermedad. Tener conciencia de que podemos sufrir un daño y aceptarlo, sirve para salir adelante, poniendo en juego los mecanismos de resiliencia, que ayudan a superar los momentos difíciles y extraer de ellos lo positivo, para crecer y hacernos más fuertes.