Concepto de zozobra

La zozobra hace referencia tanto a la acción como al efecto del verbo “zozobrar”, con etimología en el catalán “sotsobrar” a su vez del latín “sub” que indica abajo y “supra” arriba, que significa, aplicado a las embarcaciones, que vuelquen, o que en general, algo quede puesto al revés o caído, con lo que, lo que debe estar abajo queda situado arriba, y viceversa.

En el ámbito marítimo es muy común hablar de amenazas climatológicas, por condiciones muy adversas para los que navegan, a lo que se llama estado de zozobra y de buques que zozobran, que se inclinan o se hunden al volcar, quedando abajo la cubierta y arriba la quilla, a causa de fuertes vientos o mareas.

Concepto de zozobra

Por extensión hablamos de zozobra para referirnos a un estado de ánimo inquieto y alterado, que “nos pone de cabeza”, muy nerviosos, desestabilizando nuestro espíritu, por ejemplo: “Enterarme del accidente de avión me produjo una gran zozobra pues mi hijo viajó ese día, y no sabía si era en ese vuelo”, “Las nuevas medidas económicas del gobierno, al devaluar la moneda, creó gran zozobra entre la población” o “La zozobra me invadió al enterarme que nuestro país puede entrar en guerra”.

La zozobra crea una sensación de ansiedad, inseguridad, miedo, inestabilidad, congoja y angustia, que quiebra la calma y la armonía, ya sea porque el mal ya apareció o porque existe la amenaza de que venga. Puede ser individual o colectiva y es altamente subjetiva, ya que hay personas que viven en constante estado de zozobra por motivos banales, que no debería justificar que su ánimo se inquiete: “Si mi hijo se demora unos pocos minutos en llegar, ya estoy en estado de zozobra pensando que algo malo le ocurrió”.

Por otra parte, se denomina zozobra al lance en un juego de dados, donde los jugadores para ganar, dependen exclusivamente de su suerte.