Concepto de abecedario

La palabra abecedario originado en el latín “abecedarium” contiene las primeras cuatro letras de las veintisiete que lo integran, así como alfabeto, su sinónimo y antecedente griego, contiene las dos primeras en griego. La terminación “arium” indica pertenencia. El abecedario latino data del siglo VII antes de la era cristiana, siendo una variante del alfabeto que los griegos utilizaban en Cumas, ubicada en la Magna Grecia.

El abecedario es un conjunto de signos lingüísticos dispuestos en forma ordenada que adoptan según la lengua cierta sonoridad. Cada letra es representativa de un fonema y actualmente el abecedario español solo se compone de signos simples, como todos los idiomas que adoptan una escritura de tipo alfabética. La “ch” y la “ll” ya no integran el abecedario, pues son dígrafos, o sea compuestos integrados por dos letras, que integran un fonema. Con las letras del abecedario se forman las palabras, y está integrado por vocales en número de cinco (A, E, I, O, U) siendo el resto consonantes. Los sonidos de las letras antecedieron a su forma escrita, pues el hombre habló antes de escribir.

Concepto de abecedario

Las letras del abecedario también sirven para hacer clasificaciones y listados. Por ejemplo: “los nombres de los alumnos están anotados según la primera letra de su apellido, por orden de abecedario o alfabéticamente” o “los libros están clasificados por autor, según el abecedario”. Los diccionarios que contienen las palabras de un idioma están ordenados siguiendo el orden del abecedario.

También se llama abecedario al texto que contiene estas letras, que pueden estar impresas en un libro, en un cartel o en una lámina, con fines didácticos. Ejemplo: “Les anoté a los alumnos el abecedario en el pizarrón, para que lo vayan memorizando”.