Concepto de adjetivo

En general son palabras que cualifican o determinan a los sustantivos, especificándolos, siendo muy importantes a la hora de describir personas, animales, cosas o sucesos, de los que nos permiten conocer sus detalles. Se agregan al sustantivo, como indica su significación etimológica, de origen latina. Acompañan al sustantivo también en sus variaciones de género y número, lo que recibe el nombre de concordancia. Hay adjetivos de terminación invariable, como breve, verde o audaz, que sirven tanto para sustantivos femeninos como masculinos, aunque admiten las formas singular y plural.

Los adjetivos calificativos definen las cualidades de los sustantivos: Por ejemplo: “El niño bueno”, “la casa de puertas azules”, “el hermoso paisaje”.

Hay otros adjetivos que indican pertenencia, y son los adjetivos posesivos. Por ejemplo: “su sombrero”, “mis gatos”, “sus anteojos”, “nuestros amigos”.

Otros adjetivos definen a los sustantivos con respecto a su posición espacial, en razón de distancia (si están lejos o cerca). Por ejemplo: “Ese niño” (si está no tan cerca) “este sombrero” (si está cercano) o “aquel pájaro” (si está lejos).

Los adjetivos numerales indican cantidades, por ejemplo: “Cinco niños”. Dentro de los numerales, los cardinales indican números enteros, como en el ejemplo citado, mientras que los ordinales, expresan el orden de colocación de un elemento dentro de un conjunto, por ejemplo: “Voy al décimo piso”.Los indefinidos indican cantidades no precisas, como por ejemplo, “algunos perros”.

Los adjetivos gentilicios indican con respecto a los sustantivos que acompañan, origen, procedencia o nacionalidad, por ejemplo, “el capitán soviético”, “las aves fueguinas”, “el avión suizo”.

Los adjetivos superlativos dan idea de intensidad en la cualidad, expresando su máximo grado, por ejemplo, “buenísimo” o “paupérrimo”.

Cumple varias funciones en la oración, pero su principal característica es modificar directamente al sustantivo, o sea actúa como modificador directo.