Concepto de copulativo

La palabra copulativo deriva de cópula, que a su vez tiene su origen en el vocablo latino “copŭla” que alude a aquello que crea un vínculo, ligando o uniendo dos cosas entre sí. El acto sexual, por ejemplo, recibe el nombre de cópula.

La palabra copulativo se usa en Gramática para referirse a ciertos verbos, que son por excelencia, ser y estar, que funcionan como cópula o unión de las oraciones atributivas, que también se denominan copulativas; ya que atribuyen al sujeto una determinada cualidad expresada en el predicado.

El verbo ser es utilizado cuando lo que se atribuye es un sustantivo, un verbo en infinitivo o un adjetivo. Ejemplos: “Mi hermano es médico”, “el alumno es aplicado” y “el objetivo de la escuela es aprender”, respectivamente. El verbo estar, se usa para atribuir una cualidad por medio de un adjetivo: “la fruta está madura” o “el niño está enfermo”. Como vemos el verbo copulativo no aporta semánticamente, o sea no otorga ningún significado a la frase, solo sirve como vínculo atributivo, además de ser, sintácticamente núcleo del predicado verbal. Si se omitieran, la oración tendría igual sentido.

Otro verbo que funciona como copulativo es “parecer”, aunque algunos lo consideran como seudo copulativo pues atribuye cierta significación y no solo sirve como enlace: “Tu cabello parece dócil”. Los verbos que dan significado a la oración se denominan predicativos.

También pueden ser copulativas, las conjunciones, cuando añaden, sumando o juntando dos elementos: “El perro y el gato”, “Felipe e Irene” “no me llamó ni vino” “estás dale que dale”. Las oraciones resultantes también se denominan copulativas.