Concepto de culteranismo

El culteranismo es un estilo de la literatura española del período barroco, rama del conceptismo, ya que ambas corrientes, muchas veces enfrentadas y aparentemente opuestas, tienen en común lo complicado y aristocrático de sus formas de expresión y su estilo recargado. El conceptismo, sin embargo, cuyos principales representantes son Francisco de Quevedo y Baltasar Gracián, le daban mayor importancia al contenido, al que expresaban de modo más breve, que los exponentes del culteranimo, que se denominó así por obra de Bartolomé Jiménez Patón, un gramático y humanista español que vivió entre los años 1569 y 1640.

Concepto de culteranismo

Parece haberse acuñado el término culteranismo de la unión de “cultismo” en referencia al lenguaje culto, no popular; y luterano, posición religiosa que en esa época era opuesta fervientemente al catolicismo. Surgió como un vocablo peyorativo, para referirse a la obra de Luis de Góngora y Argote, escritor español que utilizó un lenguaje con metáforas forzadas y complicadas, hipérbaton (figura literaria que cambia el orden lógico de las palabras en la oración), hipérboles (exageración en la descripción de cualidades) neologismos, símbolos y latinismos, lo que lo constituyó en un poeta de minorías pues su obra es difícil en general de comprender, por su oscuridad, con excepciones de algunas escritas en lenguaje sencillo. Al ser Góngora su mayor exponente, al culteranismo también se lo conoce como gongorismo.

En el culteranismo se valora más la forma que el contenido de los versos (no usan prosa) que en muchos casos tienen referencia mitológica. La estética del lenguaje es lo más apreciado para despertar la admiración y excitar la sensibilidad.

Si bien el término culteranismo se originó peyorativamente, luego este movimiento fue muy valorado. Modos de escribir similares aparecieron en Italia con el marinismo, con la obra de Giovanni Battista Marini (1529-1625) y en Inglaterra por John Lyly (1554-1606) donde se lo conoció como eufuismo.