Concepto de diptongo

La palabra diptongo proviene del griego, de donde pasó al latín como “diphthongus”, integrada por “di” que significa dos y “phtongos” que puede traducirse como sonido, con lo cual diptongo significaría doble sonido.

En Gramática, los diptongos, catorce en total en el idioma español, se forman cuando se reúnen en una palabra una vocal fuerte o abierta, entre las cuales citamos la a, la e y la o con una vocal débil, que son la i y la u, o también dos vocales débiles. Nunca se forma un diptongo con la unión de dos vocales fuertes o abiertas.

La sílaba que contiene las vocales mencionadas no se separa, pronunciándose en un solo golpe de voz, siendo las vocales abiertas, la cima silábica del diptongo. Además de poder existir diptongos en una misma palabra, también pueden ocurrir entre dos palabras, una que termina en vocal y otra que empieza con ella. Esto se denomina sinalefa. La y al final de la palabra, en estos casos, es considerada como vocal.

El diptongo se llama creciente cuando la letra que lo inicia es una vocal cerrada, tal lo que ocurre en las siguientes palabras: acacia, marioneta, hueso, agua o cuota. En los diptongos decrecientes la vocal cerrada está en segundo lugar: treinta, causa o deuda.

Si entre las dos letras que forman un diptongo existe una h, el diptongo se mantiene, como en el caso de de-sahu-cia-do.

El diptongo se rompe si una de las vocales débiles resulta acentuada, como en el caso de Ma-rí-a o re-ír. Si dos vocales juntas no forman diptongo, se dice que hay hiato.