Concepto de estrofa

La palabra estrofa, de origen griego y con el significado de “vuelta” y que designaba en el canto lírico su primera parte (luego seguía la antistrofa); pasó a la lengua latina como “stropha”, y de allí al español. Muchas veces usamos la denominación de estrofas para referirnos al contenido de la composición como cuando decimos: “Entonemos las estrofas de nuestro Himno patrio”.

En la actualidad se conoce como estrofa, a las divisiones de una poesía o de una composición musical, formada por versos con determinada métrica y cierta rima. La cantidad de versos que conforman una estrofa es variable.

Los pareados son composiciones de dos versos por estrofa, de arte mayor, de rima consonante y generalmente de diez sílabas cada uno (endecasílabos); mientras que los tercetos de rima consonante, los cuartetos de arte mayor y con rima entre el primero y cuarto verso y el segundo con el tercero; y las quintillas con rima más libre; contienen tres, cuatro y cinco versos respectivamente.

Los versos líricos son quintillas de versos heptasílabos (tres de ellos) y dos endecasílabos. A lo largo de todo el poema van repitiéndose con iguales características.

Las coplas, por ejemplo, se caracterizan por estar integradas por cuatro versos (cuartetos), de ocho sílabas cada uno (octosílabos) que se llaman redondillas. Los sonetos se componen de dos tercetos que se hallan encadenados (se suceden rimando entre sí).

En el caso de los versos libres, las estrofas se dividen de acuerdo a la temática, ya que no se requiere que exista una medida determinada, ni rima. Pueden incluso no tener estrofas (no estróficos) y además de estos versos libres que caracterizan la poesía a partir del siglo XX, son también no estróficos, el romance del siglo XV y la silva del siglo XVI.