Concepto de lírica

La palabra lírica proviene en su etimología del vocablo latino “lyricus”, refiriéndose con “lyra” al instrumento musical de cuerda, que origina suaves melodías, y de formato de ábaco, la lira; y con la terminación “icus”, “a lo referente a”. Por consiguiente, lírica puede definirse como lo que pertenece a la lira, y fue así que entre los antiguos griegos la lira acompañaba con su dulce sonido a aquellos poemas que se cantaban ya sea por parte de un solista, o en coro.

El nacimiento de la lírica, que se refiere a aquellas expresiones poéticas aptas para ser cantadas, puede situarse en las cortes de Provenza, a través de los trovadores, que le cantaron al amor y a las peleas caballerescas por sus damas. De allí este arte se extendió a España, estableciéndose principalmente, en Galicia y Cataluña. Sin embargo, en 1948 se hallaron en una sinagoga de El Cairo, los jarchas, estribillos en castellano antiguo, sobre temas amorosos, que datan del siglo XI, con los que concluían las canciones escritas en árabe o en hebreo, y que serían los más santiguos antecedentes de la lírica castellana.

La poesía lírica, es un género dentro de la Literatura, que expresa los sentimientos del poeta, sus inquietudes, sus emociones, sus sueños, aún cuando actualmente sus versos no se canten y puedan incluso, aunque excepcionalmente tener la forma de prosa. Lo épico y el drama se excluyen de los temas abordados por la lírica. Sor Juana Inés de la Cruz, en México, Lord Byron en Inglaterra y Fray Luis de León y Gustavo a. Becker, en España, son representantes de la lírica en sentido moderno.