Concepto de parónimo

La palabra parónimo procede del griego παρώνυμος que podemos leer como “parónymus”, integrada por el prefijo “para” que indica cercanía y “onoma” que puede traducirse como “nombre”.

Los parónimos son palabras que comparten en algunos casos etimologías; y siempre, escrituras o pronunciaciones similares; pero sus significados o semánticas son diferentes, lo que puede causar confusiones al transmitir el mensaje, ya que en ciertas lenguas donde se pronuncian en forma igual la “s” y “z” o la “v” y la “b” o la “ll” y la “y” pueden resultar términos homófonos.

Concepto de parónimo

Los parónimos se diferencian de los homónimos en que en este último caso, las palabras de diferente significado se escriben exactamente igual, por ejemplo “coma” como signo de puntuación y “coma” del verbo comer.

Como ejemplos de parónimos podemos citar “casa” derivada de igual término latino que en sus orígenes designaba a los lugares destinados a habitación, construidos con ramas y estacas; y “caza” del latín “captiare” en el sentido de perseguir. En este caso ambas palabras no comparten etimología ni significado, pero al escribirlas o pronunciarlas son muy parecidas, Si alguien dice “Me voy a cazar” quien lo escucha puede creer equivocadamente que va a contraer enlace y no que va a perseguir animales para atraparlos.

Idéntica etimología tienen expirar y espirar, pues ambos proceden de “spirare” en el sentido de soplar, pero en expirare se le incorpora el prefijo “ex” que indica hacia afuera, y por ello en este caso indica que alguien ha fallecido, pues exhaló su último aliento.

Son parónimos que también comparten etimología, por ejemplo, actitud y aptitud, ya que ambas derivan del italiano “attitudine”, aunque provienen originariamente de dos términos latinos diferentes: Aptitud procede de “aptitudine” que alude a tener capacidad para algo, y actitud deriva de “actitudine” y se refiere a una forma de actuar o de ser.

Otros ejemplos de parónimos son cesión (entrega) y sesión (reunión); callado (que no emite sonido) y cayado (bastón); perjuicio (causar un daño) y prejuicio (formarse ideas sin pruebas) testo (del verbo testar, o sea, disponer de sus bienes a través de un testamento) y texto (un escrito); ciervo (animal) y siervo (ser humano sujeto a servidumbre); tuvo (del verbo tener) y tubo (objeto cilíndrico y alargado); botar (tirar) y votar (sufragar); diferente (distinto) y deferente (amable), etcétera.