Concepto de políglota

La palabra políglota es de origen griego. Procede de πολύγλωττος, que puede leerse como “polýglottos”, vocablo compuesto, integrado por πολύς o “polýs”, que se traduce como “mucho” y por γλώσσα o “glṓtta”, con el significado de “lengua”.

Ser políglota es un atributo exclusivamente humano, y del que solo gozan quienes son capaces de expresarse en al menos cuatro idiomas. Los que hablan y/o escriben en dos lenguas se denominan bilingües y los que dominan tres, trilingües.

Concepto de políglota

Es muy difícil poder llegar a comunicarse en cuatro idiomas y sólo se logra con mucho esfuerzo, aunque por supuesto algunos poseen más facilidad que otros, especialmente si los han aprendido desde pequeños, y algunas de estas lenguas presentan raíces comunes, como por ejemplo el castellano y el portugués, donde muchas palabras son similares o iguales, aunque la pronunciación sea muy diferente. Además se ha comprobado que una vez que ya se han aprendido dos idiomas es más fácil incorporar un tercero a la estructura cognitiva, al estar suficientemente entrenado el alumno en técnicas de aprendizaje de la lengua, por supuesto acompañado de una motivación importante.

Entre los políglotas más conocidos podemos mencionar a muchos de los máximos líderes de la iglesia católica, como los Papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco I. El escritor y político inglés John Bowring, cuarto gobernante de Hong Kong, que vivió entre 1792 y 1872 llegó ha hablar un centenar de lenguas.

Por otra parte, la Biblia políglota complutense, es el nombre que recibió el primer texto completo de la Biblia políglota, y fue ordenada por el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros. La labor, que se concretó en seis volúmenes, se desarrolló en 15 años a partir de 1502, y se hizo en la Universidad Complutense de Alcalá de Henares.