Concepto de pronombre

El origen etimológico de la palabra pronombre, está en el latín “pronomen”, integrado por “pro” = “lo que sustituye” y “nomen” = “nombre”. Es, por lo tanto el pronombre lo que se coloca en vez de poner el nombre o sustantivo (persona, objeto o situación), o la referencia que se hace al sustantivo. Funcionan dependiendo de los casos, como sustantivos, como adjetivos o como adverbios, y su significación depende del contexto.

Cuando lo que queremos dejar de nombrar es una persona o cosa, usamos el pronombre personal. Son los que se usan en las conjugaciones verbales: “Yo sonreí” “ me miraste”, “Él me dejó sola”, etcétera.

En el caso que queramos referirnos a algo que es de un sujeto sin nombrarlo, usamos los pronombres posesivos: “El libro es suyo”, “La billetera es mía” o “Es vuestro compromiso”. Como vemos, denotan propiedad o pertenencia.

Los pronombres demostrativos los usamos para expresar una idea de cercanía o lejanía con respecto a un ser, un hecho o un suceso; nos indican distancia, espacial o temporal: “Este reloj” “Ese cuadro” Aquella vieja culpa”

Los pronombres indefinidos se aplican cuando no nos referimos a nadie en particular, son vagos e imprecisos: “Alguien se apoderó de mi cartera”, “No se presentó ningún voluntario”, “Muchos han llamado para ocupar el puesto de trabajo”

Los pronombres identificativos, expresan de modo afirmativo o negativo la identidad de alguien. Ejemplo: “¿Es usted mi médico de cabecera? Sí, el mismo, o No, es otro. Hoy vinieron pocos niños a la escuela. Los demás estaban enfermos.

Los pronombres intensivos denotan intensidad o fuerza en cuanto a la cantidad o a la calidad: “Hay más médicos en este Hospital” o “Posee tanto dinero, que no puede ya gastarlo”

Los pronombres relativos sirven de enlace entre dos oraciones, pues aluden a algo o a alguien que es ya conocido: “El hombre cruzó el río, que se mostraba apacible”. “Que” se está refiriendo al río, sin nombrarlo, pues ya antes se lo había mencionado.

Los pronombres pueden actuar como interrogativos o como exclamativos: ¿Quiénes han venido? o ¡Qué hermoso es!