Concepto de sujeto simple

En el análisis sintáctico de la oración (conjunto de palabras con sentido completo, limitadas por una pausa inicial y por un punto final) se denomina sujeto, a quien realiza (ya sea una persona, un animal, una noción o una cosa) la acción verbal, en las oraciones bimembres (las que tienen sujeto y predicado), por ejemplo: “Marina está saltando” siendo Marina el sujeto por realizar la acción de saltar; o a quien se atribuye determinada cualidad: “El gato es blanco”, siendo “el gato” el sujeto, pues a él se le otorga la característica de ser blanco.

El núcleo es, dentro del sujeto expreso, la palabra más importante, y es un sustantivo común o propio, o un pronombre, al que pueden acompañar otras palabras, llamadas modificadores (directos o indirectos). En el caso de Mariana hay una sola palabra, y por eso no hay dudas de que es el núcleo. En “el gato” el núcleo es “gato” pues es el único sustantivo. Al haber en ambas un solo núcleo, se dice que se trata de un sujeto simple.

Si hubiera dos o más seres (animados o inanimados) que realizan la acción o a quienes se les otorga otro predicado, tendríamos dos núcleos y hablaríamos de sujeto compuesto: “el viento y la lluvia son fenómenos naturales”. En este caso los núcleos serían viento y lluvia, y el sujeto ya no sería simple sino compuesto.

Se acostumbra a marcar el sujeto entre paréntesis, subrayar los núcleos, colocar debajo de cada uno de ellos la letra “N” y en la parte superior del sujeto anotar S.S (sujeto simple) o S.C (sujeto compuesto) según corresponda a su número de núcleos (uno o más, respectivamente).