Concepto de verbigracia

La palabra, verbigracia, que es semánticamente un adverbio, proviene en su etimología de la locución latina “verbi gratia” integrada por “verbi” con el significado de “palabra” y “gratia” que puede traducirse como “gracia”; o sea, “por gracia del verbo o palabra”. Su empleo actual es como sinónimo de “ejemplo” o de “por ejemplo”, recurso que empleamos para hacernos entender con mayor claridad, dando casos concretos o muestras específicas, del tema al que nos estamos refiriendo.

Concepto de verbigracia

La palabra ejemplo es de uso muy común en nuestro idioma, pero no verbigracia, y menos aún “verbi gratia” (aunque no es incorrecta la expresión) la que sí podemos observar con asiduidad en ciertos textos científicos o jurídicos, en la mayoría de los casos, apareciendo abreviada (v.g o también: v.gr.). Los docentes que usan los ejemplos de manera cotidiana para hacer más claras sus explicaciones, pocas veces usan “verbigracia” para referirse a ellos, pues es una palabra si bien elegante, no vulgar ni familiar.

Ejemplos de uso: “Las Ciencias Sociales se ocupan del hombre en sociedad. Entre estas ciencias podemos nombrar, verbigracia, la Sociología, la Política, la Historia y el Derecho” o “en la humanidad hubo cambios trascendentes que costaron la vida de muchas personas, verbigracia, la Revolución Francesa”. En general, aparece entre comas, salvo que se use como sustantivo, lo que pocas veces ocurre, v.gr: “verbigracia es una palabra de origen latino” o “los verbigracias que usó el profesor, no fueron muy ilustrativos”. El género de este sustantivo es masculino, y debe escribirse en una sola palabra. En inglés se usa de igual modo, exampli gratia (e.g.)