Concepto de ciclo contable

El término de ciclo contable es un concepto desarrollado y empleado en el ámbito empresarial que viene a definir al periodo de tiempo en el que se registran en un negocio determinado todas las transacciones que tienen lugar en el mismo. Dicho periodo de tiempo puede ser mensual, trimestral, semestral o anual, siendo este último el más frecuente.

En concreto, en dicho ciclo ejercen un papel muy importante varios elementos. El primero de ellos es lo que se conoce como asiento de apertura y define a la primera anotación que se realiza en un ejercicio contable. Asimismo tampoco hay que olvidarse de lo que son las operaciones que son todos aquellos registros que se realizan durante el mencionado ciclo.

De vital importancia es también el término regularización. Una palabra que se usa con mucha frecuencia para citar a los diversos registros de ajuste que vienen teniendo lugar el último día del ejercicio correspondiente y que corresponderían a apartados como operaciones no formalizadas, reclasificación de plazos, ajustes por periodificación o amortización.

Al hablar de ciclo contable es imposible no hablar del asiento de cierre que es aquel que, como su propio nombre indica, es el que se convierte en la última anotación que se lleva a cabo en el correspondiente ejercicio. Es la forma con la que se saldan todas las cuentas del balance.

Y, por último, el concepto más importante es el de la presentación de cuentas. Este viene a referirse a la memoria correspondiente del trabajo de la empresa durante ese año y al balance que se realiza tanto de las ganancias o beneficios como de las pérdidas que se han producido.