Concepto de multiplicación

La palabra multiplicación proviene etimológicamente de los vocablos latinos “multus” que significa mucho, y “plicare” que quiere decir doblar, lo que podría traducirse como doblar algo dos o más veces. Así puede decirse que Dios dijo a los seres vivos “creced y multiplicaos” o que los problemas ecológicos se multiplican por la acción humana, o que en las epidemias las enfermedades se multiplican, siempre aludiendo a sumar algo repetidas veces.

En Matemática, la multiplicación o producto de un determinado número, al que se llama multiplicando, por otro cualquiera, que recibe el nombre de multiplicador, implica sumar el primer número tantas veces, como el segundo indica, hallando un nuevo número como resultado de esta operación matemática, que recibe la denominación de producto. Este producto será mayor que el multiplicando según lo indique el multiplicador, ya que la multiplicación es una suma abreviada. Decir 4 x 3 es lo mismo que expresar 4 + 4 + 4. Multiplicando y multiplicador se llaman factores.

Se han confeccionado tablas de multiplicar que facilitan esta operación para no tener que sumar tantas veces cada número. Así, aprendiendo las tablas de memoria se hacen las multiplicaciones más rápido.

Todo número multiplicado por cero da como resultado cero, pues el cero actúa como elemento absorbente. La multiplicación por uno, da como resultado el mismo número, pues el uno actúa como elemento neutro.

La multiplicación de números naturales goza de la propiedad conmutativa, ya que “el orden en que se disponen los factores no causa la alteración del producto”. Decir 8x4 es lo mismo que decir 4x8.

La multiplicación es asociativa ya que 4x(8x2) es igual a (4x8)x2.

También puede aplicársele a la multiplicación la propiedad distributiva, ya que la multiplicación de un número natural por una suma o por una resta, es igual a la suma o resta de los productos de cada uno de los sumandos o restandos, por ese número natural. Por ejemplo, 2 x (3 + 4) es igual a ( 2 x 3) + ( 2 x 4).