Concepto de prisma

Etimológicamente la palabra prisma proviene del griego, y alude a un cuerpo geométrico, del género poliedros, formado por dos polígonos iguales y paralelos, que reciben el nombre de bases, contando con igual cantidad de paralelogramos como lados tenga cada una de las bases. Los paralelogramos se llaman caras laterales del prisma. Los lados de las bases, conforman las aristas básicas, mientras que los lados de las caras laterales, conforman las aristas laterales. Si las bases son triángulos, el prisma se denomina prisma triangular, si la base son pentágonos será prisma pentagonal, etcétera. Las bases no siempre deben estar dispuestas horizontalmente.

La altura del prisma está dada por la distancia entre las dos bases. El polígono que se logra al cortar el prisma por un plano perpendicular a las aristas laterales, se llama sección recta.

La parte del prisma que se halla entre una de las bases y una sección recta del prisma, que no sea paralela a las bases, se denomina tronco de prisma. El área lateral de un prisma es la suma de sus caras laterales.

Los prismas pueden ser rectos u oblicuos. Los primeros son aquellos cuyas caras laterales son cuadrados o rectángulos. Los segundos son los que un rombo o un romboide conforman alguna de sus caras laterales.

En Óptica, se denomina prisma, al cristal prismático de sección triangular y de cristal transparente, que se utiliza para producir la reflexión, la refracción y la descomposición lumínica. La luz se descompone en sus colores primarios al pasar por un prisma. La luz blanca genera siete colores: rojo, amarillo, anaranjado, azul, verde, violeta e índigo.