Concepto de probabilidad

La palabra probabilidad se originó en el latín “probabilitas”, término integrado por el verbo “probare” en el sentido de probar y los sufijos de posibilidad “bilis” y de cualidad “tat”. Por lo tanto como lo probable indica que resulta posible pero no necesario, que algo pueda ocurrir, el cálculo de la mayor o menor posibilidad de ocurrencia del fenómeno, es muy importante de determinar, por ejemplo: “Tengo muchas probabilidades de aprobar el examen ya que estudié todo el programa de la asignatura”, “Las probabilidades de que un bebé pueda sobrevivir lejos de su madre en un ambiente hostil son prácticamente nulas”, “Hay pocas probabilidades de que llueva en esta zona seca” o “Son muy pocas las probabilidades que tengo de ganar el premio en el certamen, ya que mis competidores son muy buenos y yo no me preparé demasiado”.

Concepto de probabilidad

Reiteramos que cuando hablamos de probabilidad nos referimos a hechos no certeros, sino aleatorios, ya que de lo contrario habría seguridad y no probabilidad de que sucedan, por ejemplo, la muerte de los organismos vivos es un hecho seguro o certero y no probable o el caso del que agua hierve indefectiblemente a 100 º C.

Las personas podemos como en los ejemplos dados, darnos cuenta intuitivamente y por anteriores experiencias si las probabilidades de que un hecho aleatorio suceda son muchas o pocas, pero existen ciencias que se ocupan de desarrollar teorías que permiten medir la frecuencia de que se produzca un resultado dentro de un procedimiento aleatorio, entre las cuales podemos nombrar a la estadística la física y la matemática. Así podemos definir a la probabilidad en sentido estricto como la razón entre el número de casos que realmente se han producido y el número de posibilidades que puede haber. Por ejemplo, si quisiéramos calcular la posibilidad de que al arrojar una moneda por el aire salga cara y no seca, tendríamos de hacer el siguiente cálculo 1 % 2, ya que es una posibilidad entre dos de que eso suceda. En el caso de lanzar un dado que salga un número determinado, tendrá la probabilidad de 1 % 6. Podría precisarse un poco más, si consideráramos el número de casos, luego de haber experimentado varias veces. Si al tirar la moneda, ha salido cara, será cada vez más probable de que vuelva a suceder si la experimentación crece y con ella el número de resultados idénticos.

En el siglo XX surgieron una serie de teoremas que precisaron la cuestión, por ejemplo el teorema de la probabilidad suma o total, nos dice que si un suceso S puede producirse por que acontece un suceso S1 o porque lo hace un suceso S2, se calcula la probabilidad sumando las probabilidades de ocurrencia de S1 y S2, menos la probabilidad de que se realicen a la misma vez S1 y S2.