Concepto de punto

En geometría se denomina punto intuitivamente, a una representación que carece de dimensión, constituyendo una situación extrema que no se da en la vida real. Así la punta de un lápiz, o un grano de arena, por mínima extensión, ocuparán un lugar en el espacio. Se representa con un redondel, o una x, que muestra el punto en su intersección, nombrándolo con una letra mayúscula, y solo para graficarlo, puede usarse un color o relieve. Dos puntos forman una recta, y tres puntos no alineados, un plano. La unión infinita de puntos, conforman una recta y dos o más rectas se intersectan en un punto. Se usa, además como signo de multiplicación.

En lenguaje se denomina punto a aquel signo ortográfico que separa oraciones, en los puntos y seguido, cuando se continúa con la exposición de la misma idea, o separa párrafos en los puntos y aparte, cuando se expone otra idea. También existen los puntos y comas, para separar ideas en oraciones extensas, y los dos puntos, que sirven para ejemplificar, o explicar. El punto suspensivo marca una terminación inconclusa de la idea que se expresa. También se usan los puntos encima de ciertas letras, integrándolas, como la i o la j, y para dar sonido a la u seguida de e o de i, y precedida de la letra g, con la diéresis o crema, ejemplo: cigüeña.

Se habla de puntos en costuras para referirse a ciertos tipos de puntadas o bordados en las prendas, como punto atrás, punto cadena, punto hilván o punto cruz. También se habla de puntos al referirse a los tejidos artesanales (tejidos de punto).

En general se habla de punto para hablar de situaciones límites o cruciales, como cuando se dice la pelea llegó a un punto del que ya no se puede regresar, para resolver la cuestión pacíficamente, o la enfermedad llegó a un punto crítico. Punto muerto es aquel estado de las cosas en donde es estéril continuar, ya que no se puede desde allí solucionar el problema. Puntos de partida y/o de llegada son los lugares desde donde se sale o constituyen el fin de un viaje.