Concepto de androide

La palabra androide es de origen griego, integrada por “andros” cuyo significado es hombre y “eidos” que se traduce como apariencia. Con la palabra androide se designa a un artefacto robótico que imita a la figura humana masculina, ya que “andro” es hombre (para los robots que imitan mujeres lo correcto sería llamarlos ginoides) tratando además de incorporarle ciertas actitudes propias de los humanos, previa programación, por lo cual no deciden sus conductas.

Sin embargo, la ciencia ficción imagina situaciones en que los androides pueden tomar decisiones voluntaras y tener sentimientos, como sucedió en el film “La guerra de las galaxias”, donde se destacó la participación de “Arturito”; o en “inteligencia artificial”, película que en el año 2001 dirigió Steven Spielberg y cuyo protagonista es un robot, de pocos años, que actúa y siente como un niño de verdad.

Otro film de esta temática fue “El hombre bicentenario”, dirigida por Chris Columbus, y que data de 1999. En todas ellas se plantea una relación de aceptación por parte de algunos humanos, pero de hostilidad e incomprensión por parte de la mayoría, que discriminan a lo diferente, como ocurre habitualmente en otras situaciones de relaciones entre personas reales.

La construcción de los androides, que imitan algunos aspectos humanos como los movimientos, es una compleja obra de ingeniería. En el año 2000 fue creado por la empresa japonesa Honda, ASIMO un humanoide capaz no solo de caminar sino de correr y subir y bajar escaleras, que ha ido perfeccionándose para responder a instrucciones, identificar objetos, tomarlos, girar, etcétera.

También se usa androide para designar todo aquello que caracteriza a los rasgos masculinos, como la obesidad androide, que consiste en la acumulación de tejido adiposo en la zona del vientre.