Concepto de buque

La palabra buque etimológicamente derivada del término francés antiguo “buc” tendría el significado de tronco o casco. Se alude con buque a una embarcación, de tamaño grande, destinada a flotar y trasladarse sobre el agua, sirviendo como medio de transporte, pudiendo también aunque de modo muy estricto y mal usado, atendiendo a su origen etimológico, significar solo su estructura o casco cuya característica principal es su impermeabilidad, sin comprender su maquinaria y arboladura (aparejos, palos, vergas).

La exclusión de esta última acepción en sentido legal la hace la Ley de Navegación argentina número 20.094, que en su artículo 154, aclara que un buque no solo incluye el casco, las velas, los mástiles y las maquinarias, sino también el resto de las cosas muebles o inmuebles necesarias para su operativa, navegación y adorno, aún cuando en forma temporal se encuentren separadas, exceptuando las pertenencias consumibles. Los buques son bienes registrables de acuerdo al artículo 155 de la misma ley.

Buque es sinónimo de un barco grande, veloz, estable como para mantenerse en equilibrio a pesar de las inclemencias del tiempo, y sólido, destinado a largas travesías con fines recreativos, comerciales (buques mercantes), pesqueros o de guerra, en cuyo caso estarán dotados de armamentos y mecanismos de defensa. Los que transportan petróleo se denominan buques petroleros. Pueden moverse a vela o a propulsión mecánica.

La parte anterior de un buque se llama proa, y la posterior, popa. Ambas presentan forma afinada. En la estructura puede reconocerse la quilla, en su parte inferior, ubicada longitudinalmente. Como prolongación vertical o semi vertical de la quilla encontramos la roda. Para variar el rumbo de la marcha se utiliza el timón, que es una pala giratoria, que se mueve en derredor a un eje de sentido vertical.