Concepto de dínamo

La palabra dínamo o dinamo, reconoce su origen en el vocablo griego δυναμις o “dynamis” que alude a la capacidad, la fuerza y la energía. Un dínamo es una máquina que merced a la inducción electromagnética, transforma la energía mecánica en eléctrica y viceversa, generando una corriente continua. Es uno de los medios exteriores, junto con las pilas y baterías químicas, que se emplean para elevar el potencial de las cargas, obteniendo un circuito cerrado, que es el único modo de obtener una corriente eléctrica permanente. En las dínamos necesitamos que sobre ellas se efectúe un trabajo mecánico para que puedan generar electricidad.

Concepto de dinamo

La invención de la dínamo, en el año 1832, fue obra del francés Hippolyte Pixii, y tuvo como antecedentes los estudios y aplicaciones del físico británico Michael Faraday (1791-1867). Contaba con un imán giratorio que se movía merced a una manivela. Al girar los extremos del imán iban pasando por un trozo de hierro que tenía enrollado un cable eléctrico, sobre el que se provocaba una corriente alterna (contraria) cada vez que por allí pasaba el polo del imán. Esa corriente alterna la transformó en continua, colocando en el eje de giro del imán, un conmutador eléctrico.

El perfeccionamiento de la dínamo estuvo a cargo del italiano Antonio Pacinotti que corrigió el problema de las variaciones de corriente, mientras que Sergio García fue el que creó los generadores a gran escala de uso comercial.

Se utilizaron por mucho tiempo en la electricidad automotriz, pero han sido reemplazados por el alternador. En las bicicletas, sí son muy usadas como sistema de iluminación.

Por otro lado, en la Segunda Guerra Mundial, se denominó “Operación dínamo” a la acción que ocurrió en el mes de mayo de 1940, por la cual se logró evacuar a las tropas aliadas, francesas y británicas, que se encontraban en la ciudad francesa de Durkenque, cuando fue ocupada por los alemanes.