Concepto de disco

El origen etimológico de la palabra disco, se halla en el griego δίσκος “diskos” aplicada a planchas gruesas elaborados con piedra o bronce, de forma plana y circular, que se usaban en los juegos olímpicos de la Antigua Grecia, lanzados por el discóbolo; de donde pasó al latín como “discus” para luego llegar a nuestro idioma.

Todo adorno o símbolo elaborado con esa forma recibió la misma denominación, como el que puede apreciarse en el Museo Nacional de Estocolmo, fabricado en oro, y que proviene de Gotlandia, en Suecia.

Concepto de disco

En la actualidad se llaman discos todos los elementos que tienen ese formato, como los antiguos discos de vinilo o long play, que se usaban para reproducir palabras y sonidos, para escuchar música y canciones; o los más pequeños (compact disk). Los antiguos discos musicales giraban a diferentes velocidades (78, 45, 33,3 o 16,6 r.p.m). Poseían surcos de 35 o 100, con una amplitud que variaba entre 60 y 150 micrones. Los de grabación doble (una para cada oído) eran los discos estereofónicos.

Actualmente los discos rígidos o duros, aparecidos en 1956, se usan en las computadoras para ir almacenando información, que se recuperará cuando sea necesario y se lo solicite el operador. Pueden ser internos o externos.

Con respecto a los discos de arado, compuestos por piezas circulares de acero, que en un principio cumplieron en el campo esa función, fueron desplazados por los arados modernos hacia 1850, pero lejos de caer en desuso, comenzaron a ejercer una importante función culinaria, a modo de parrilla, pero de cocción más rápida.