Concepto de fotocopia

Las fotocopias son copias o réplicas de papeles y documentos, que se obtienen instantáneamente y con un bajo costo, gracias a una máquina llamada fotocopiadora, que utiliza en el proceso electricidad estática y luz, la que es captada por fotorreceptores.

Las primeras fotocopiadoras fueron en blanco y negro. En ellas, los objetos (papel o transparencias por lo general) dotados de estática positiva, cargan con ella al cilindro de copiado que tiene un alambre de alta tensión en su parte superior o corona. El cilindro gira cerca de un depósito de tóner, que es un polvo fabricado a base de plástico, muy fino y de color negro, que posee carga estática negativa.

Concepto de fotocopia

Las hojas que deseamos fotocopiar son iluminadas por una luz de mucha potencia, y aparecen reflejada en el cilindro por medio de un sistema de espejos y lentes. Si algunas zonas del cilindro se ilumina, el tóner no se adhiere a esas partes, pues la luz las descarga. Por eso, en las partes blancas de la hoja, la estática no existe, pero en cambio el cilindro mantiene su carga positiva en las letras o dibujos negros. Mientras el cilindro rueda sobre el tóner éste se va adhiriendo a las partes con carga estática.

Al prensarse el cilindro contra la hoja, se transfiere el tóner, que se fija en el papel sobre el que se quiere fotocopiar, cuando este pasa entre dos rodillos calientes. En las fotocopias color el proceso tiene mayor complejidad. La evolución de los sistemas de fotocopiado fue muy grande, desde su descubrimiento en 1931, por el físico estadounidense, Chester Carlson, pudiendo clasificarse hoy, en analógicas y digitales. Los equipos mutifunción facultan no solo hacer fotocopias, sino a escanear, mandar fax e imprimir.