Concepto de refrigeración

La refrigeración es una técnica que permite que las cosas puedan mantener su temperatura, luego de disminuirla, al reducir su energía térmica, a un valor menor que el del medio que las circunda. Se usó en varios milenios antes de la era cristina aunque los procedimientos evolucionaron muy rápidamente durante la última centuria..

Como en todo proceso de enfriamiento, el calor del cuerpo que se pretende enfriar debe transferirse a otro. Para lograr este propósito se han usado métodos simples como el de evaporación, por ejemplo, el caso del botijo consistente en un recipiente de barro cocido, con agujeros, uno para colocar el agua y otro beber, y vientre engrosado, con asas laterales, donde el enfriamiento del agua contenida se produce por la evaporación por la superficie porosa.

Además de la evaporación otros métodos más eficaces y naturales son recurrir a la acción del hielo o de la nieve.

A estos métodos naturales se le han agregado otros artificiales, como el caso de la refrigeración por compresión, donde se utiliza un gas refrigerante, que se evapora, para lo cual absorbe calor. En el método de absorción se usan sustancias que son capaces de absorber calor al pasar del estado líquido al gaseoso, como ocurre con el bromuro de litio que absorbe el agua, o el agua que absorbe el amoníaco. También puede usarse un par termoeléctrico o termopar.

La refrigeración tiene múltiples aplicaciones hogareñas, industriales y medicinales, usadas principalmente en la conservación de alimentos y medicinas, pues evita la multiplicación de bacterias; y en la reducción del calor ambiental, en lugares cerrados, como ocurre con el aire acondicionado.