Concepto de Edad Antigua

La Edad Antigua es el primer período de la Historia que se desarrolla entre los años 3000 antes de la era cristiana y el 476 después del nacimiento de Cristo. La primera fecha corresponde al período en que el hombre pudo dejar testimonios escritos de sus acciones, y la segunda fecha, a la caída del Imperio Romano de Occidente en poder de pueblos extranjeros (bárbaros).

En esta etapa se conforman los primeros Estados, como Egipto, los Pueblos Mesopotámicos, Grecia y Roma, que a partir de la época republicana (509 a. C.) comenzó un proceso de expansión imperialista, que sometió a su dominio casi todos los pueblos del mundo antiguo ubicados en el continente europeo y en el norte africano.

Políticamente, salvo un breve período donde se instauró en Atenas (polis griega) un sistema de democracia directa, el resto del mundo antiguo consideraba a sus gobernantes investidos de un poder divino y total, ya que eran considerados dioses (Monarquías teocráticas).

Hasta el siglo IV, un poco más de 100 años antes de que finalice la Edad Antigua el Imperio Romano, que dominaba a los demás pueblos, cambió su religión politeísta por el cristianismo, inaugurando una etapa de gran predominancia de la iglesia cristiana.

La sociedad era organizada jerárquicamente, con gran auge de la esclavitud; y en general, la población libre, se dedicaba a la agricultura, a las artesanías y al comercio.

La Edad Antigua en América, se desarrolló ajena a la civilización europea, descociéndose una y otra. En América, los pueblos aborígenes conformaron sus primeras civilizaciones, en Mesoamérica hacia fines del segundo milenio a. C.