Concepto de histriónico

La palabra histriónico proviene en su etimología del vocablo latino “histrionĭcus”, siendo aquello que se refería al histrión, que era en la Antigua Grecia, el actor de teatro, que con sus gestos y disfraces se ocupaba de entretener al público. Es por ello que en la actualidad se dice que alguien es histriónico, aplicado a los actores más gestuales, y también cuando alguien adopta ademanes, posiciones y actitudes propios de un actor en situaciones de la vida real, que ponen énfasis y remarcan sus actos y opiniones.

Concepto de histriónico

Es una cualidad que comparten animales y personas y que suele presentar para estas últimas, ventajas a nivel social. Quien es histriónico resulta muy divertido en una reunión, y sus amigos lo hallan muy entretenido. En ciertas profesiones, como la docencia, los maestros histriónicos suelen ser muy motivadores para los educandos, ya que captan mejor su atención y evitan el aburrimiento.

Por supuesto todo depende del contexto, ya que un exceso de histrionismo también puede dar una imagen de persona no creíble, lo que suele pasar con los políticos. Puede también ser un trastorno de la personalidad, que tienen las personas que necesitan llamar la atención y generar dependencia, exagerando por ello sus emociones como modo de manipulación. Ocurre por lo general en el sexo femenino, y luego de la adolescencia, y se manifiesta con llanto desconsolado, gritos, desmayos, amenazas de suicidio, etcétera, ante situaciones que para el común de la gente no resultan tan dramáticas. Son personas seductoras; se preocupan por su aspecto físico, que tiende a ser llamativo, son arriesgadas, influenciables y no toleran las críticas ni los fracasos.