Concepto de subestimar

La palabra subestimar es un verbo conformado por dos términos latinos; el prefijo “sub” que indica algo que está por debajo y “aestimare” que implica la acción de estimar, valorar o apreciar.

Subestimar a algo o a alguien es darle menos valor que el que realmente posee. Con respecto a las cosas o fenómenos naturales o culturales, podemos dar los siguientes ejemplos: “Mi amigo subestimó mi regalo, y a mí me costó muy caro. Debí hacer un enorme esfuerzo económico para comprarlo, y él ni siquiera lo agradeció, esto resentirá nuestra relación”, “Subestimé el riesgo de salir en medio de la tormenta y sufrí un terrible accidente al caerse una rama sobre mí”, “Subestimó los síntomas, y ahora padece una enfermedad muy grave, que podía haberse prevenido”, “Subestimó la importancia del examen y por ello debe volver a cursar la asignatura”; “En el colegio subestimaron la influencia de los nuevos hábitos culturales de las tribus urbanas que introdujo un grupo de alumnos, y ahora muchos jóvenes visten y hablan respondiendo a ellos”, “Subestimó la ley y por eso está cumpliendo una condena” o “Se subestimó el índice de violencia, y la ciudad es un caos”.

Concepto de subestimar

Subestimar en los casos citados, tiene muchos riesgos, ya que no se miden las consecuencias reales de minimizar ciertos efectos, que podrían evitarse tomando precauciones.

Cuando lo que se subestima es una persona, en sus cualidades y acciones, ella puede sentir herida su dignidad, o ver impedido su progreso, y esto puede dañarle su autoestima o la consecución de logros, especialmente si aquel que la ha subestimado es alguien que debe ser su guía y referente, como padres o maestros. Ejemplos: “El padre subestimó a su hijo, y le hizo la tarea escolar creyendo que el niño no podía”, “La maestra subestimó a sus alumnos dándoles una actividad demasiado fácil”, “Lo subestimaron en su trabajo y por ello jamás pudo ascender de cargo”.

También pueden subestimarse las propias capacidades y el individuo se autolimita en los logros que puede obtener: “Me subestimé siempre y por eso ni siquiera intenté progresar en la vida”. Expresiones tales como “Yo no puedo”, “Esto no es para mí”, “Jamás lo lograré” denotan la subestima de alguien hacia sí mismo.