Concepto de bizarro

La etimología de la palabra bizarro se encuentra en el vocablo italiano “bizzarro” con el significado de valiente, impetuoso, bravío, de carácter firme, o furioso, y fue usada en Italia desde el siglo XIII. En castellano recién comienza a usarse el término “bizarro” desde mediados del siglo XVI en el lenguaje literario, aunque también cotidianamente. Ejemplo del segundo caso: “El bizarro caballero llegó con paso firme, e impuso orden con su sola presencia”. En el ámbito literario, en la “Marcha a la bandera” cuya letra pertenece a Juan Chassaing, puede leerse la palabra bizarría con este significado de valiente, aplicado a la bandera argentina, en la tercera estrofa. Tiene connotaciones positivas, siendo también asignado el adjetivo, a alguien generoso y destacado.

Concepto de bizarro

Además de cómo sinónimo de valiente y esforzado, en castellano se usa popularmente (aclaramos que la RAE no acepta este significado de la palabra que vamos a explicar a continuación) para designar lo que resulta extraño, fuera de lo común, grotesco o extravagante, tomando para ello, la acepción que tiene la palabra “bizarre” en los idiomas inglés y francés. Ejemplos de esta acepción: “tu nombre me resulta bizarro”, “la expresión artística de esta muestra no encaja en ningún estilo pictórico, y por eso me resulta bizarra”, “esta película de corte surrealista es muy bizarra”, o “este libro es demasiado trasgresor, resultando bizarro”.

Por lo tanto, al emplear la palabra bizarro, debemos ser cuidadosos, pues puede dar lugar a malos entendidos. Si nosotros decimos que alguien es bizarro ateniéndonos a lo que nos enseña el lenguaje vulgar y cotidiano, y nuestro interlocutor le da el significado correcto, puede llegar a entender que no es una persona extraña en sentido negativo, sino valiente y decidido.