Concepto de jactancia

A la hora de analizar en profundidad el término jactancia, lo primero que tenemos que llevar a cabo es la exposición de su origen etimológico. En concreto, aquel procede del latín y más concretamente de una palabra: iactantĭa.

Una vez tenido esto claro ya podemos determinar que el significado de este concepto es el de una alabanza que una persona se hace a sí misma y que se caracteriza por ser no sólo arrogante sino también por ser de tipo orgulloso. Sin olvidar tampoco, eso sí, que dicha alabanza se hace de tal forma que se presuma en exceso de una cualidad, valor…

Partiendo de dicha acepción podríamos señalar alguna frase que explicaría a la perfección el sentido de la misma. Ejemplo de ello podría ser la siguiente oración: “El cantante de moda era habitual que hiciera jactancia de sus premios, de su voz y de sus cualidades sobre el escenario”.

Asimismo también habría que subrayar que el término jactancia está en relación con el verbo jactar. Este se caracteriza porque significa vanagloriarse y alabarse uno mismo de manera excesiva incluso de acciones que son vergonzosas o incluso de tipo criminal. De esta forma, por ejemplo, se podría decir: “El ladrón se jactó de su robo y de lo fácil que le había sido conseguir el botín que se guardaba en la caja fuerte”.

A todo lo citado habría que añadir que en Chile jactancia es un término empleado de manera frecuente en el ámbito del Derecho. En este caso, el concepto que nos ocupa viene a definirse como la expresión que realiza una persona de tener un derecho del que en ese momento no está disfrutando.