Concepto de pensamiento estratégico

El pensamiento estratégico es aquel que se plantea un fin, analiza los medios con los que cuenta para llegar a él, y luego los dispone de tal modo que faciliten su alcance, de la mejor manera posible, con el menor costo temporal, personal y material, y el máximo beneficio.

Requiere gran intuición, lógica, observación, meta cognición, alto nivel de motivación intrínseca, imaginación, capacidad analítica y sintética, argumentación, y es altamente requerido este tipo de pensamiento en cualquier área de planeamiento, económico, político, educacional, social; siendo fundamental en el planeamiento militar, e incluso aplicable a nuestra propia vida, como cuando se dice que existen varias estrategias para conseguir amigos, para vivir mejor, para conseguir trabajo, y en definitiva, para ser feliz. Existen juegos, como el ajedrez, que estimulan este tipo de pensamiento. No todo planeamiento es estratégico, sólo lo es aquel que segura que el resultado se obtenga, pues el plan y la acción están unidos intrínsecamente.

Es un pensamiento flexible, capaz de reorganizar los medios cuando el objetivo se pierde de vista, y capaz de readaptarse a los cambios contextuales.

En los empresarios también es indispensable el pensamiento estratégico, para lograr que su producto se inserte con firmeza en el mercado. Se requiere en este caso distintas estrategias: para seleccionar el producto, para reducir costos, para seleccionar personal, para comprar, para vender, para publicitar el producto, etcétera.

Este pensamiento estratégico occidental en cuanto los medios se adecuan al alcance de un fin ideal, difiere del pensamiento estratégico chino, cuyo objetivo no es ideal sino real, anticipándose a lo que va a suceder naturalmente para aprovechar esas situaciones.