Concepto de retroalimentación

La retroalimentación alude a la acción y también al efecto de retroalimentar, verbo que se integra por “retro” en el sentido de dirigirse hacia atrás, y por “alimentar” que designa la acción de nutrir. Puede decirse que la retroalimentación consiste en alimentarse, capacitarse, energizarse o incorporar cualquier elemento, y luego volver a hacerlo o generarlo de modo renovado con un nuevo estímulo; o considerar dos cosas que se influyen mutuamente; que se “alimentan” entre sí, contribuyendo una a la otra, con aportes recíprocos, que salen de una e ingresan a la otra. En inglés el termino equivalente es “feedback”. El Diccionario de la Real Academia Española lo llama “realimentación”.

Concepto de retroalimentación

Un circuito se retroalimenta cuando una parte de lo que sale regresa al sitio de partida, en general con fines de control, perfeccionamiento o mejora.

Si la reacción que se produce al reingreso es opuesta a la señal, se denomina retroalimentación negativa. Esto ocurre por ejemplo en la homeostasis biológica que les permite a los organismos mantener su estabilidad. Por ejemplo, los animales de sangre caliente regulan su temperatura corporal, generando calor o enfriándose al recibir del ambiente un estímulo frío o caliente, respectivamente. En endocrinología la retroalimentación negativa, tiene por finalidad impedir el exceso de lo producido. Cuando la glándula produce la hormona, ésta actúa sobre el órgano correspondiente originando un cambio interno. Si se registra más liberación de la adecuada, no se liberará más hormona hasta obtener el valor deseado y óptimo. Por ejemplo, en el ciclo menstrual, los estrógenos descienden en determinado momento del ciclo menstrual.

Si la reacción es en la misma dirección de la señal ingresada se denomina retroalimentación positiva, por ejemplo la oxitocina que estimula las contracciones del útero en el parto.

En lo social y especialmente en lo comunicacional, la retroalimentación se produce por la influencia recíproca entre dos individuos o grupos. Por ejemplo, se dice que hay retroalimentación en los siguientes casos: “Si el docente sabe escuchar al alumno y viceversa, ambos aprenderán de sus respectivas inquietudes y experiencias, en un proceso de retroalimentación” o “En muchos medios de comunicación masiva, no hay retroalimentación, el receptor del mensaje recibe la información pero no puede devolver su respuesta al emisor, para provocar una reacción en él”.