Concepto de Paleontología

Paleontología es una palabra griega, proveniente de “palaios” que significa antiguo, “ontos” que se traduce como ser, y “logos” que quiere decir, estudio. La elección del término fue hecha en el año 1822, por Henri Marie Ducrotay de Blainville y consideró que el objeto de estudio de la paleontología, eran los antiguos organismos vivos, a través de sus fósiles.

Podemos, de acuerdo a su etimología, entonces, definir a esta ciencia natural, como la que se ocupa del estudio de los seres orgánicos del pasado a través de sus restos fósiles (fósil, literalmente significa lo que es extraído de la tierra) para tratar de establecer sus orígenes, sus cambios a través del paso del tiempo, sus relaciones con el ambiente, sus migraciones, su localización espacial, y su fosilización, a partir de la actualización (aplicando lo que hoy se conoce) y la anatomía comparada, ofreciendo un gran aporte a la comprensión de la evolución de las especies y al estudio del pasado viviente, que junto con el aporte de otras ciencias, que estudian los restos materiales, como la Arqueología nos permiten saber la Historia de nuestro planeta. También fue fundamental el aporte de la Paleontología para ubicar depósitos de gas natural y petróleo.

Los restos fósiles, se conservan gracias a los minerales que los petrificaron, pero suelen sufrir cambios o deformaciones, habiendo sido ya estudiados en la antigua Grecia. Filósofos como Jenófanes de Colofón 580 a C-466 a c) y Heródoto (484 a. C-425 a C), publicaron obras donde trataban de los fósiles marinos, y en la Edad Media vio la luz "El libro de la curación", escrito en a segunda década del siglo XI, por el científico persa, Avcena, cuyo objetivo era sanar el alma ignorante. En una de sus partes explicó como se producía la pedregosidad de los fósiles, proponiendo la teoría de los fluidos petrificantes, que luego adoptó el científico alemán Alberto de Sajonia. Sin embargo, la Paleontología como ciencia surgió en el siglo XVIII, a partir de los estudios del profesor francés Georges Cuvier (1769-1832) que pudo reconstruir completamente a partir de restos fósiles, esqueletos de animales.

La ciencia paleontológica se divide en múltiples disciplinas, como la Paleobotánica, la Paleozoología, la Paleoecología, la Paleoclimatología, la Paleoantropología y la Paleobiografía, se relaciona muy estrechamente con otras ciencias, cono la Zoología, la Botánica, la Geología y la Ecología.

De los muchos paleontólogos famosos, podemos mencionar al español José Torrubia (1698-1761) que en uno de sus muchos viajes, volviendo a París, en el Real señoría de Molina (España) notó que una niña jugaba con unos fósiles, que resultaron ser, cinco conchas bivalvas, unidas a sus otras mitades; y al paleontólogo argentino, Florentino Ameghino (1853-1911) autor de "Los mamíferos fósiles en la América Meridional" obra publicada en 1889.