Concepto de crédito bancario

Un crédito bancario es un voto de confianza que un cliente recibe al obtener dinero de una entidad financiera, ya sea pública o privada. Las entidades financieras son aquellas que captan dinero de sus clientes mediante operaciones pasivas y lo prestan a tasas más altas de las que lo reciben, en operaciones activas. Por supuesto esa confianza se basa en que el cliente pruebe su solvencia (se pide por ejemplo que acredite ingresos suficientes y que sea propietario de inmueble). Mediante el crédito el cliente obtiene disponibilidad de efectivo y el Banco los intereses por el uso del dinero.

Si bien son las empresas las que más recurren al crédito bancario, esto no excluye que puedan hacerlo los particulares.

La obtención de dinero de la entidad bancaria puede ser hecha a través de préstamos o de créditos bancarios. La diferencia está en que el préstamo es la entrega de dinero en una suma fija, y sobre el total de ella se deben los intereses, los que se van devolviendo juntamente con el capital o por separado. Pueden ser a corto o largo plazo. En cambio, los créditos bancarios, son pólizas que otorgan la disponibilidad de ciertas cantidades de dinero, que se extraen de una cuenta bancaria abierta a ese efecto, que no necesitan ser usadas en su totalidad, sino que pueden disponerse gradualmente o abstenerse de hacerlo, y los intereses sólo se deberán por las sumas efectivamente gastadas. El cliente tiene un límite en su crédito, si excede ese límite deberá pagar intereses adicionales.