Concepto de infidelidad

La infidelidad, del latín “infidelĭtas” es un sustantivo abstracto, derivado del adjetivo “infiel” del latín “infidelis” vocablo integrado por el prefijo de negación “in” y por “fides” en el sentido de fiel o leal. La infidelidad se configura entonces, cuando alguien traiciona un pacto material o espiritual de lealtad, traicionando a quien le había depositado su confianza, o a aquel ideal que hasta entonces había declarado procurar o sostener.

Puede darse la infidelidad con respecto a cualquier relación humana, por ejemplo: “Mi hermana cometió una gran infidelidad con respecto a la familia al irse en el momento que más se la necesitaba” o “La infidelidad de un amigo es dar la espalda cuando más se lo requiere”.

Concepto de infidelidad

La fidelidad es una obligación del empleado que ha celebrado un contrato de trabajo, y será infiel, por ejemplo, si le revela a la competencia, secretos con respecto a la elaboración del producto que pudiera afectar a su empleador, siendo motivo para el despido con causa.

En las relaciones de pareja, noviazgos o matrimonios, en los sistemas monogámicos, los miembros serán infieles, cuando engañen al otro, a quien le juraron amor, teniendo relaciones sentimentales con otro u otra. Si esto ocurre dentro del matrimonio, se denomina adulterio, lo que en general resulta reprobado moralmente, y en algunos casos, sobre todo en épocas pasadas, condenado penalmente. La mayoría de las legislaciones lo ha despenalizado, por ejemplo, en España desde 1978, en Argentina a partir de 1995 y en Brasil a partir de 2005. En materia religiosa, uno de los mandamientos obliga a “no codiciar la mujer del prójimo”, por lo cual la infidelidad está mal vista a los ojos de Dios.

La infidelidad también puede relacionarse con ideas o proyectos, por ejemplo: “Fuiste infiel a nuestro partido al que juraste honrar, votando el proyecto presentado por la oposición”, “Los mártires soportaron toda clase de torturas con tal de no ser infieles a sus pensamientos”.

Esta actitud también se aplica al mundo animal, cuando decimos por ejemplo: “La infidelidad hacia el amo es frecuente en los gatos, en cambio los perros son sumamente fieles”.