Concepto de afección

La palabra afección proviene del vocablo latino “afficere” que significa causar. Se aplica especialmente en el campo de la medicina o la veterinaria, para designar las alteraciones físicas o mentales que sufren personas o animales, que representan patologías o enfermedades. De esta manera hablamos de afección pulmonar, afección cardiaca o afección neurológica, entre otras, según el órgano que resulte dañado o comprometido. La afección puede además de orgánica ser funcional, como ocurre con la afección del colon irritable.

También podemos designar con afección a una inclinación emotiva (afecto) que siente alguien con respecto a otro, por ejemplo “el maestro siente una gran afección hacia su alumno”. También esta propensión puede ser hacia cosas, situaciones, profesiones o ideas, como cuando decimos “siente una gran afección hacia el arte”, o “su afección hacia los automóviles es significativa”.

Como impresión que realiza un objeto en otro, hasta alterarlo, es utilizada la palabra afección por el filósofo alemán Immanuel Kant, para referirse, dentro de lo que podemos denominar materialismo kantiano, a la propiedad que poseen las cosas de afectar (influir) en los órganos sensoriales, ya que siempre la impresión esta referida a un objeto, aunque también declara que a pesar de ello, igual resultan incognoscibles, ya que a partir de esas impresiones, que producen afecciones, es el intelecto, el que de acuerdo a reglas, las enlaza construyendo sus propios objetos de conocimiento.

También se usa en materia tributaria para designar que determinados muebles, inmuebles o servicios resultan gravados, o cuando algún bien es objeto de alguna medida cautelar, por ejemplo “este bien sufre una afección de embargo”.