Concepto de cartílago

La palabra cartílago se originó en igual palabra latina, y es usada en Medicina y Veterinaria para nombrar al tejido conectivo fuerte y flexible que los vertebrados y algunos invertebrados (en los gasterópodos por ejemplo, la masa bucal posee cartílagos de soporte, que histológicamente se parecen bastante a los de los vertebrados) poseen en su esqueleto. Está formado por células llamadas condrocitos, cuyo soporte vital está representado por una sustancia intercelular en cuyas cavidades están inmersos en grupos de entre dos y cuatro células, que se conoce como matriz extracelular (MEC) que se ocupa de rellenar los lugares que quedan entre las células, permite que las células se compriman, estiren, y se regeneren; y de purificar, eliminando toxinas.

Concepto de cartílago

En los recién nacidos sus huesos son cartilaginosos, y ese material flexible y resistente se irá paulatinamente endureciendo.

Los cartílagos, que no tienen nervios ni vasos linfáticos o sanguíneos, sirven para brindar soporte y movimiento a las articulaciones y protegen del impacto de los golpes. Pueden reconocerse tres tipos de cartílagos: El que más abunda en el cuerpo es el cartílago hialino. Contiene pocas fibras y es avascular. Se encuentra en el tabique nasal, en la tráquea, en la laringe, las costillas, los bronquios y en los huesos (en sus extremidades articulares). El cartílago fibroso lo hallamos en los discos intervertebrales, en los articulares y en los meniscos; y donde se insertan ligamentos y tendones. El cartílago elástico o amarillo, más flexible como su nombre lo indica, lo encontramos en la laringe, la epiglotis, el oído externo y las trompas de Eustaquio. La elastina es su principal proteína.

El cartílago de tiburón tiene una estructura peculiar que le otorga propiedades inmunológicas y anti inflamatorias.