Concepto de fístula

La palabra fístula se originó en idéntico término latino, y designaba un tubo. En la actualidad, fístula es un término usado en el lenguaje médico, que se usa para nombrar una conexión en forma de tubo estrecho, aunque a veces son ramificadas, entre vasos (una arteria y una vena) tubos (como la fístula traqueoesofágica) u órganos (por ejemplo entre dos asas intestinales) que normalmente no debería existir, y que se produce por varias causas, algunas congénitas y otras provocadas por inflamaciones, heridas, infecciones o intervenciones quirúrgicas, y que no cierran de modo natural.

Concepto de fístula

Las fístulas pueden ser completas cuando la conexión es tanto externa (fuera del organismo) como interna (dentro del cuerpo), pero pueden estar abiertas en un solo extremo, denominándose en este caso, fístula ciega. Las incompletas se conectan con la piel pero no con órganos internos. En todos los casos provoca trastornos, desde leves hasta graves según los casos.

Las enfermedades inflamatorias del intestino como por ejemplo la enfermedad de Crohn o también la colitis ulcerosa provocan fístulas externas en la región perianal; o internas en otras zonas del aparato gastrointestinal, apareciendo entre dos órganos de la región abdominal. Aparecen como consecuencias propias de la enfermedad o por intervenciones médicas tales como cirugías o endoscopías.

Las fístulas anales son comunicaciones que no deberían existir entre el canal anal interno y la piel que se halla rodeando la zona perianal.

Las fístulas arteriovenosas, pueden suceder en cualquier parte del cuerpo, pero es usual que se presenten en las extremidades. Estas fístulas, donde la conexión sucede entre una arteria y una vena, pueden tener un origen congénito o proceder de traumatismos, lo que afecta la oxigenación de los tejidos ya que la sangre pasa en forma directa de la arteria a la vena cercana. En algunos casos puntuales esta conexión se realiza de modo intencional para mejorar las condiciones del paciente o facilitar realizar ciertas prácticas médicas, como sucede con aquellos que deben someterse a diálisis por padecer de insuficiencia renal grave. En este caso, se realiza esta fístula arteriovenosa en un brazo, para engrosar la vena y facilitar así el procedimiento de hemodiálisis.