Concepto de adoración

La palabra adoración remontándonos a su etimología latina, proviene de “adorare” de donde “ad” se traduce como a, y “ora” como boca. Esto es así porque en la Antigua Roma, se rendía homenaje al objeto o sujeto adorado enviando un beso con la boca, que retenido en forma supuesta por la mano que se colocaba sobre ell,a era enviado hacia su destinatario.

La adoración es un sentimiento que se manifiesta externamente en diversos gestos o actos que demuestran la sumisión y el amor del sujeto que adora, hacia el ser animado o inanimado adorado. Quien acepta los preceptos de una religión se compromete a adorar al Dios o dioses que ella proclama como verdaderos y se compromete a los rituales que se establecen para rendirles homenaje, que reciben el nombre de culto, siendo la oración el principal ritual de adoración que aceptan la mayoría de las religiones, dejando siempre a salvo que lo más importante es hacer la voluntad de Dios. Muchas religiones exigen que la adoración se practique no solo en el ámbito privado sino en determinados sitios sagrados, como por ejemplo la asistencia a misa.

Desde antiguo el hombre buscó el sentido de la vida en aquello que creía que tenía cualidades sobrenaturales y los convirtió en sus deidades, a quienes manifestó su adoración. En la religión hebrea se prohíbe la adoración de objetos o sujetos diferentes del Creador, que no puede ser representado materialmente, ni siquiera nombrado. Quien represente a Dios con algún tipo de imagen, será llamado idólatra.

También se habla de adoración, fuera de la órbita religiosa, cuando alguien siente hacia otro un amor muy profundo y extremo, por ejemplo “sus hijos son su adoración, daría la vida por ellos”.