Concepto de anarquía

La palabra anarquía se remonta en su etimología al idioma griego, proviene de «ἀναρχία», que puede leerse como “anarkhia”, que a la vez se conforma con el prefijo negativo “a” o “an”; y “akké” que puede traducirse como principio. Es por ello que anarquía es lo que no posee principios, reglas o gobiernos, siendo criticado por generar caos social.

El anarquismo niega la necesidad de la existencia de cadenas de mando, autoridades, jerarquías o leyes estatales; y por lo tanto de que haya que obedecer a otras personas en sus órdenes o mandatos. El autogobierno es lo que proponen para el despliegue total del hombre en libertad.

Concepto de anarquía

El filósofo iluminista Rousseau en el siglo XVIII manifestó que el hombre antes de que constituyera Estados vivía feliz y en total libertad disfrutando de todos sus derechos sin restricción; pero la escasez de bienes y la lucha por los pocos existentes hizo imposible la anarquía y se debió elegir un gobierno a través del contrato social.

Entre los más destacados anarquistas podemos citar al político británico y sacerdote calvinista William Godwin (1756-1836) que por influencia del pensamiento revolucionario francés se hizo partidario de la abolición de toda jerarquía, aún de la de Dios, a la que no le recoció el derecho de erigirse en tirano. Confiaba ciegamente en el hombre y en sus buenos instintos, y por ello era inútil la autoridad y la ley, pues sería cada uno quien se daría sus propias normas virtuosas de conducta, de acuerdo a su razón. De entre las formas de gobierno prefería la democracia, pero respetando las opiniones y derechos de las minorías. Se opuso a la violencia como modo de reclamo.

El socialista francés Charles Fourier (1772-1837) propuso crear falanges, que eran lugares donde se producía y consumía en forma cooperativa para autoabastecerse.

Pierre Proudhon (1809-1865) ya muestra un pensamiento anarquista acabado, al igual que otros mutualistas, como los rusos Piotr Alekséyevich Kropotkin y Mijaíl Aleksándrovich Bakunin, donde el hombre sería libre, pleno, virtuoso y feliz, imponiéndose sus propias normas.

Karl Marx (1818-18883) veía en el Estado un instrumento de dominación y de protección al capitalismo, sistema económico que le resultaba muy injusto. Propugnaba la desaparición del Estado y la creación del gobierno del proletariado.