Concepto de asesoría

La palabra asesoría se originó a partir del vocablo latino “assidere” en el sentido de asistir o ayudar. La asesoría es un servicio que se otorga para que quien lo solicita obtenga la información necesaria sobre una determinada cuestión. El lugar donde se asesora o informa se llama muchas veces también Asesoría y el sujeto que brinda el servicio se denomina asesor y debe tener conocimientos acabados sobre los temas objeto de consulta, ya que de él dependerá que el tercero consultante resulte bien asesorado.

Concepto de asesoría

Existen asesorías públicas como por ejemplo la Asesoría General de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, la Asesoría Letrada del gobierno de La Pampa o la Asesoría Pericial y la Asesoría Legal gratuita para personas sin recursos, pertenecientes al Poder Judicial; y otras de carácter privado, que en general cobran por sus servicios. Puede haber asesorías financieras, médicas, legales, contables, tecnológicas, pedagógicas, de imagen, etcétera. Es común que los legisladores cuenten con servicios de asesoría para poder opinar sobre los variados temas que se tratan en las sesiones sobre diferentes temáticas contenidas en las leyes que deben proponer o votar.

Ejemplos: “Con la asesoría de mi abogado pude celebrar el contrato con mayor tranquilidad, ya que su mirada experta y atenta me asegura que no seré víctima de una estafa” o “Conté con la asesoría de expertos en comunicaciones para poder desarrollar mi proyecto intercultural”.

Contar con una asesoría hace que los riesgos de cualquier actividad que se desea emprender o de las decisiones que se tomen se minimicen al contar con el consejo de un experto. Puede contratarse este servicio en forma temporal para resolver determinadas cuestiones específicas o ser de tipo permanente.