Concepto de atrevimiento

Con atrevimiento se designa a la acción y al efecto de atreverse, del verbo atrever, que se derivó del latín “tribuere” en el sentido de "atribuir".

Quien tiene atrevimiento se anima a los desafíos, encara empresas complejas y enfrenta obstáculos, por ejemplo: “Con mucho atrevimiento se lanzó al vacío usando por primera vez un paracaídas bastante precario”, “Hay que poseer atrevimiento para viajar solo por el mundo en bicicleta”, “Ten el atrevimiento de abandonar ese empleo que te hace daño y encara alguna actividad que sea de tu agrado” o “Es muy atrevido de tu parte haber montado una empresa tan importante y asumido los enormes riesgos que ello implica”.

Concepto de atrevimiento

Esta acepción de atrevimiento vincula al atrevido con el audaz y aventurero, con el que no teme a los desafíos, y por lo tanto tiene una connotación positiva, siempre y cuando el atrevimiento no pase los límites de la cordura y se vuelva temerario. Los atrevidos moderados, prudentes, son los que triunfan, los que tienen la condición de líderes, los que transforman su vida y la de los otros, con nuevas ideas y proyectos.

Sin embargo, atrevimiento también se usa para nombrar a quien no acepta las reglas sociales y no da muestras de respeto por aquello o aquellos a quien se los debe, siendo pasible de críticas, recriminaciones y hasta castigos: “El empleado tuvo el atrevimiento de insultar a su jefe por haberle llamado la atención y ahora será despedido”, “El niño tuvo el atrevimiento de reírse mientras se entonaba el himno nacional”, “Los gestos que le hiciste al vecino fueron muy atrevidos, ve y pídele disculpas” o “Eres un atrevido si no respetas a tus mayores”.

El atrevimiento social también puede incluir ciertas conductas, que si bien van en contra de ciertas costumbres, pueden representar un cambio en las mismas y no una falta de respeto, por ejemplo: “Esa ropa que lució la modelo en el desfile mostró el atrevimiento del diseñador para imponer una nueva tendencia”.