Concepto de coraje

La palabra coraje se originó en el término latino “coratum” que significa “corazón”, de la raíz indoeuropea “kerd” en el sentido de “ocultar”.

El coraje alude al sentimiento que se refugia en el corazón, de lanzarse hacia una empresa que mueve las emociones y las pasiones, haciendo un esfuerzo y venciendo los miedos, aunque se los tenga; así decimos por ejemplo: “Tomé coraje (en el sentido de armarse de valor) y proseguí por el camino oscuro y lleno de riesgos”, pero también puede significar rechazo o desprecio por algo o alguien: “Tengo coraje contra aquellos que no les importa la vida de los otros”.

Quien tiene coraje es virtuoso, pues enfrenta las adversidades y problemas propios y/o ajenos, a diferencia del cobarde que se oculta y los evita. Sin embargo, cuando el coraje es excesivo e imprudente, sin medir los riesgos, ya deja de ser un proceder virtuoso, pues es una acción temeraria, sin ningún tipo de beneficio. Como virtud. Ejemplo: “Tuvo un enorme coraje al sacar al niño de la casa en llamas poniendo en riesgo su propia existencia”. Como vicio: “El coraje de José no sirvió para nada, y fue una actitud temeraria, intentó saltar de un muro a otro, solo para demostrar su habilidad y terminó muriendo, dejando a su familia desconsolada”.

El coraje puede ser físico, cuando se desafía todo aquello que puede poner en riesgo nuestro cuerpo “Tuvo el coraje de permitir que le sacaran una muela sin anestesia pues no le tomaba por la infección” o moral: “Tuvo mucho coraje al enfrentar a su jefe que había herido su dignidad aunque esto puede costarle su empleo”.

También puede verse en ocasiones como insolencia o atrevimiento: “Tuvo el coraje de presentarse ante sus superiores sin pedir permiso y haciendo reclamos en tono autoritario e irrespetuoso”.

“Padre coraje” es el título de una telenovela argentina de 2004 que obtuvo el “Martín Fierro” de Oro. Sus protagonistas fueron Facundo Arana que encarnó a Coraje, el joven con ansias de justicia en una sociedad polarizada y que soportó una acusación de asesinato, por lo cual y para descubrir al verdadero asesino tomó la identidad de un sacerdote muerto; y Nancy Dupláa, su enamorada.