Concepto de infundir

Infundir es un verbo de tercera conjugación que nos remite en su etimología al latín “infundere”. Este vocablo se integra por el prefijo de interioridad “in”, y por “fundere”, en el sentido de derretir.

La acción de infundir consiste en penetrar dentro de un ser, para despertar en él una emoción, un sentimiento, una idea, que se traducirá en un cambio de conducta. Infundir es inspirar a otro, o hacerle germinar en su interior un estado de ánimo.

Muchas cosas pueden infundirse, entre ellas las siguientes:

Infundir respeto: Quienes logran inspirar respeto (no se los ofende ni agravia) hacia él en otras personas, en general son personalidades fuertes pero que saben escuchar, que están dispuestas al diálogo, que cuando dan órdenes, éstas tienen un sentido, que quieren que se los trate con consideración, pero ellos a la vez también son capaces de tratar a los demás como seres dignos: “Mi profesor me infunde respeto, siempre llega temprano, da clases interesantes y consejos muy sabios”. A veces lo que infunde respeto son ideas o cosas: “Me infunde respeto pasar por una iglesia o un cementerio” o “Las ideas de Buda me infunden respeto, aunque no las comparta”.

Infundir miedo: A diferencia del caso anterior, quien infunde miedo (puede ser un ser animado o inanimado) trata de conseguir un resultado a través de amenazas de males y castigos, que a veces aparecen como sobreentendidos. Quien recibe este mensaje siente que debe hacer lo que se le manda, o abstenerse de hacer algo, pues de lo contrario se verá forzado a hacerlo o las consecuencias serán graves: “El perro de mi vecino me infunde miedo, me gruñe cuando paso, y por eso me alejo lo más posible de esa casa” o “El miedo que me infunde la tormenta es tal, que no salgo de mi casa” o “El hombre tiene una cara seria y una mirada tan dura que me infunde miedo”. Maquiavelo afirmaba en su obra “El Príncipe” que los gobernantes para ser respetados y no traicionados, deben infundir temor.

Infundir coraje o valor es tratar de que alguien se anime a realizar algo que le despierta temor: "Sus palabras me infundieron el coraje necesario para pedirle a mi jefe un aumento de sueldo"

En Religión, se habla de infundir la fe en el alma de los creyentes para que no se alejen del camino de Dios. También cuando el Creador otorga un don o una gracia, infundiéndola en el alma de las personas.