Concepto de crédito

La palabra crédito se origina en el latín, del verbo “credere,” y significa creer. El sustantivo latino es “credititus”. De allí que algo acreditado sea algo creíble. Por ejemplo cuando decimos “sus palabras son dignas de crédito” o “los títulos que posee dan crédito su conocimiento del tema”, o “su puntualidad lo hace ganar el crédito de mi confianza”.

En materia de derechos personales, el crédito es la posibilidad que tiene el sujeto activo llamado acreedor de la relación obligacional, de demandar al deudor la prestación debida. Acceder al crédito es poder recibir por parte una persona, en virtud de la confiabilidad que acredita con sus ingresos, un préstamo por un plazo determinado, abonando capital e intereses.

El titulo de crédito es el que posibilita certificar la existencia de la deuda. Las tarjetas de crédito son emitidas por Bancos u otras entidades financieras autorizadas, y permiten realizar compras financiadas, hasta un cierto monto, y abonarlas, en su totalidad o en cuotas, o hacer un pago mínimo, a través de un resumen mensual.

Los créditos hipotecarios son aquellos donde el préstamo se otorga a cambio de una garantía consistente en un bien inmueble.

Crédito fiscal es el que tiene el contribuyente contra el Estado, generado por haber pagado de más, o por poder deducir ciertos conceptos de sus cargas impositivas.

También se llaman créditos a los puntos que se acumulan para obtener un premio o logro. Se utiliza en las universidades, en los juegos, en los comercios como estímulo a sus clientes o empleados, etcétera.