Concepto de Edad Media

Es un período histórico ubicado entre las edades antigua y moderna, cuyo inicio y fin coincide con la caída de cada una de las dos partes en que se había dividido el extenso Imperio Romano. En efecto, la Edad Media tiene inicio con la Caída del Imperio Romano de Occidente en poder de los pueblos bárbaros en el año 476 y finaliza con la caída del Imperio Romano de Oriente, cuando los turcos otomanos lograron apoderarse de Constantinopla, la capital del Imperio.

En esta etapa el régimen político en Europa, se conoce con el nombre de feudalismo, donde el rey debió ceder parte de su poder a los miembros de la nobleza perdiendo el dominio de esos territorios, a cambio de obediencia, fidelidad y acompañamiento en las guerras. A su vez los nobles también subdividieron las tierras recibidas, entre los campesinos, también a cambio de deberes y derechos recíprocos.

Todo aquel que entregaba tierras se convertía en señor feudal de aquellos que las habían recibido que pasaban a llamarse vasallos. Pero estos vasallos, como a su vez podían entregar tierras, se convertían ellos también en señores feudales. Por lo tanto, lo común era que una misma persona sea a la vez, señor y vasallo, salvo el rey que iniciaba la cadena, y no debía obediencia a nadie; y los siervos de la gleba, que terminaban la cadena de vasallaje, y como no entregaban tierras, sólo eran vasallos, atados a la tierra y que seguían su destino. Si la tierra se vendía, con ella iban también los siervos de la gleba.

El mapa europeo quedó fragmentado en pequeños reinos, gobernados cada uno por un diferente señor feudal, que imponía allí sus leyes, cobraba tributos y se encargaba de la administración de justicia.

Paralelamente, la iglesia católica ocupó un lugar privilegiado en esta etapa, siendo dueña de extensos territorios y unificando los reinos en cuanto a la fe, que no admitió discusiones críticas. El pensamiento debió ceñirse estrictamente a lo que constaba en las Sagradas Escrituras, imponiendo severísimos castigos, que incluían la muerte para los librepensadores. Esto se conoce como oscurantismo.

La economía era básica y de subsistencia, siendo casi inexistente la actividad del comercio. Los productos se elaboraban artesanalmente, y los trabajadores se agrupaban en gremios de artesanos.

En América, desconocida aún por los europeos, se alternaban civilizaciones evolucionadas, jerárquicas, de economía solidaria, como la de los aztecas, mayas e incas, con otras muy poco adelantadas y nómadas. Todas las sociedades aborígenes americanas eran politeístas.