Concepto de urbe

La palabra urbe deriva en su etimología del latín “urbis” usándose en la antigua Roma, para nombrar a la civitas o ciudad desde el aspecto edilicio, pues las ciudades se erigían en vistas a un diseño circular u “orbis” demarcado por la línea del arado, trazado que tenía carácter santo y que le valió a Remo la muerte al burlarse de ello y trasponer las línea por zonas que no eran aperturas sino futuros muros. La “urbis” o “urbs” por excelencia fue para ellos, la ciudad de Roma. De urbe se derivaron los términos urbano como lo relativo a la ciudad y urbanidad como costumbres propias de las ciudades.

Concepto de urbe

“Ab urbe condita” expresa en latín “desde que se fundó la ciudad de Roma”, lo que aconteció el 21 de abril del año 753 antes de la era cristiana.

Actualmente se usa para denominar a las ciudades especialmente las más importantes y populosas a los que suelen llamarse grandes urbes, donde se concentra la actividad comercial y financiera de un país o región, y están dotadas de gran cantidad de servicios, como por ejemplo Nueva York, Londres, Tokio, Berlín, Roma, París, Buenos Aires o San Pablo. Algunas son capitales de países y otras no. Muchas de ellas son atracciones turísticas.

Entendida como círculo, y atento al proceso de globalización, el mundo entero o globo terráqueo podría considerarse una gran urbe. Esto fue estudiado por Artemio Baigorri, sociólogo y profesor de la Universidad de Extremadura, en su obra “Hacia la Urbe Global” donde se analiza el cambio social desde una perspectiva integradora, sobre la función de las ciudades, sus territorios, los lazos de dependencia, los avances comunicacionales y tecnológicos, etcétera, desde un enfoque holístico y transdisciplinario.

En la provincia de Savona, en Italia, existe una ciudad denomina Urbe, que es su capital, que cuenta con algo más de ochocientos habitantes.