Concepto de conducción

Con “conducción” hacemos referencia tanto a la acción como al efecto de “conducir” verbo que deriva en su etimología del latín “conducere”, palabra integrada por el prefijo “con” que indica una reunión, y por “ducere” que significa, guiar.

Puede entonces definirse la conducción como la aptitud de guiar un medio hacia un objetivo, aplicándose en diferentes ámbitos, tanto en ciencias naturales, tecnológicas y sociales.

La conducción del calor se produce a causa de una propiedad física llamada conductividad térmica: en los cuerpos, que mantienen un contacto material, hace que el cuerpo con menos calor lo reciba del que posee mayor temperatura, a causa del choque de partículas. La materia de ambos cuerpos se mantiene inalterable, mientras se produce la cesión de parte de la energía cinética a las partículas del cuerpo contiguo.

Concepto de conducción

La conducción de electricidad se refiere a la circulación de partículas con cargas de electricidad a través de un conductor. La aptitud para conducir electricidad es variable según el material de que se trate. Los metales son en general grandes conductores de electricidad, aunque puede ser afectada esa función por la presencia de impurezas; los metaloides tienen una facilidad menor de conducción, la que se eleva con el incremento de la temperatura; y los no metales funcionan como aislantes.

Con respecto a los vehículos o rodados con o sin motor, su conducción significa operar sus comandos para llevarlos al sitio que se desee o necesite. La conducción de ciertos vehículos potencialmente peligrosos requiere edades mínimas y exámenes de manejo, para obtener una licencia, como ocurre con los automóviles o transportes de pasajeros o de cargas.

Socialmente, la conducción se refiere a la necesidad de que ciertos grupos sociales cuenten con personas o equipos que guíen la labor conjunta hacia el resultado esperado, como ocurre por ejemplo con los directivos de un colegio o de una sociedad o asociación. En un Estado republicano y presidencialista, como por ejemplo, en la República Argentina la tarea de conducción política, está a cargo del Presidente, que encabeza el Poder Ejecutivo de la nación. El General Juan Domingo Perón, tres veces presidente argentino, escribió un libro sobre conducción política, donde calificó a la conducción como una labor muy dificultosa, un arte innato, que puede perfeccionarse con la técnica.