Concepto de dinamismo

La palabra dinamismo nos remonta en la búsqueda de su etimología al griego δύναμις, con el significado de fuerza, a lo que se le añade el sufijo “ismo” que indica que se trata de una teoría doctrina o sistema.

Se habla de dinamismo cuando se quiere aludir a que algo o alguien posee una energía o fuerza para la acción o la consecución de un objetivo, por ejemplo: “El tránsito tiene un dinamismo poco frecuente esta mañana, no hay ningún corte de rutas y los vehículos fluyen rápida y tranquilamente”, “Juan tiene un gran dinamismo para hacer su trabajo, siempre está pensando en hacer cosas nuevas y pone mucho entusiasmo y dedicación en su labor” o “El dinamismo es lo que caracteriza a un buen empresario”. Es lo contrario al estatismo que expresa la idea de quietud y falta de energía.

Concepto de dinamismo

En Sociología, Augusto Comte, positivista y padre de esta ciencia distinguió en la sociedad un estatismo que le otorga orden, y un dinamismo que la lleva hacia el progreso, el que no puede lograrse sin el orden.
En Filosofía se conoce como dinamismo a aquel pensamiento, representado especialmente por Leibnitz (1646-1716) que se basa en que todos los fenómenos corpóreos son el resultado de movimientos provocados por el choque de fuerzas. La realidad está compuesta por elementos simples e inextensos que poseen actividad y fuerza, y con ello se explica la actividad de los seres, cuya unidad para Leibnitz es la mónada, partícula elemental y activa, creada por la divinidad en número infinito, que constituye a todos los seres, y es el principio de lo real.