Concepto de homogéneo

La palabra homogéneo procede del griego ὁμογενής, de dónde fue tomada por el bajo latín como “homogenĕus”, integrada por “homos” que designa lo que es igual o muy similar a otra cosa, y por “genos” que referencia un género o linaje; usada en ese sentido entre los griegos, pero que en el latín comienza a extenderse su aplicación, para designar tal como hoy la entendemos, a cualquier mezcla uniforme o a toda estructura física o ideal que presente características similares.

Concepto de homogéneo

Lo homogéneo aparece como un todo uniforme, donde los elementos que lo componen se muestran indiferenciados, usándose en varios contextos:

En Química, los compuestos, son combinaciones con perfecta homogeneidad en sus elementos. Esta homogeneidad designa la propiedad de los cuerpos de presentar iguales características tanto físicas como químicas en la totalidad de sus partes. Un ejemplo puede ser el agua, integrada por oxígeno e hidrógeno, totalmente indiferenciados ambos elementos en el compuesto que forman.

Cuando dos componentes se encuentran unidos en un sistema material pero sin unión química, por lo cual cada componente mantiene su identidad, se conforma lo que se conoce como mezcla, las que pueden ser homogéneas o heterogéneas. En las primeras los componentes a simple vista no pueden reconocerse en su individualidad. Pueden citarse como ejemplos de mezclas homogéneas las del agua con el jugo de limón, la de la leche con agua, o la del agua con el cloro.

La homogeneidad también puede predicarse del color: “Pintemos toda la vivienda de un color homogéneo para poder retocar los defectos con mayor facilidad, guardando un poco de pintura”, "Si quieres preparar un color diferente mezclando dos o más tonos, trta de revolver bien la pintura para que quede homogénea"; o de los estilos: “La casa de mi madre está toda decorada en estilo inglés de modo homogéneo”.

En el ámbito social y cultural, podemos hablar de una sociedad homogénea cuando no existen diferencias significativas de clase, de edad, de gustos, de ideas, etcétera, entre sus miembros. Ejemplos: “El sistema comunista propone una sociedad homogénea sin diferencias de clases” o “Los niños de este curso son homogéneos en cuanto a sus aptitudes e intereses”.